17.9.11

► La ciudad efímera > ciudad momentánea



La ciudad momentánea se transforma?




En la ciudad momentánea la huella es propia de los movimientos culturales y aún más de los momentos cotidianos, el crecimiento va de la mano de lo actual, por lo tanto la pisada de la ciudad se va degenerando y va creciendo de una manera arbitraria y muy modificable según los comportamientos del usuario.
La relación entre lo efímero y lo permanente esta representado por un medio construido, cuyos componentes son en gran parte “permanentes” o tienen una relativa permanencia, y son modificados o afectados por procesos económicos, sociales y ambientales, determinados por la aceleración de las transformaciones y los cambios, de carácter transitorio.
La continuidad en los elementos efímeros quedan determinados por sí mismos y éstos a su vez dan lugar a una nueva configuración de ciudad, que van dando elementos provisorios, pero que dejan una traza de mayor permanencia, determinada por la relevancia que los actores sociales le otorgan a estos elementos.
A través de nuestros movimientos, nuestros bruscos y acelerados cambios en nuestras vidas cotidianas, vamos configurando elementos a priori arbitrarios e indefinidos, pero que siguen existiendo dándole carácter y sentido de pertenencia transformándose en parte de nuestra cultura, a modo de mitos urbanos.

 “La infraestructura ya no es más una respuesta tardía a un movimiento o a una necesidad menos urgente sino que es un arma estratégica, una predicción…” (1)

La globalización y las ciudades

“La transición entre lo real y lo virtual es la sucesión de materiales que se van degradando, van teniendo cada vez menos color y siendo cada vez más pálidos dando así una ciudad irreal y desviada, donde lo virtual y luminoso se hace irresistible...” (2)  

El espacio físico o “tangible” de una ciudad, su trama, circulaciones, sus relaciones y sus distancias pueden ser modificadas, afectadas o relativizadas por la superposición de una “trama intangible” generada por la globalización, la revolución de la comunicación y la sistematización de nuestros valores.
Es importante determinar cómo una ciudad va tomando de si misma sectores que se destinan al consumo y los intereses meramente comerciales, la era digital y las comunicaciones atraviesan la trama urbana de un modo cada vez más opresor y despiadado, y a su vez no se puede precisar cuanto tiempo durarán estas bruscas intervenciones y de que modo van a repercutir en nuestras vidas, donde la relación entre lo social y la informática se está haciendo cada vez más estrecha.  

Esta arquitectura de signos es antiespacial; es más una arquitectura de comunicación que de espacio…el mensaje es básicamente comercial, el contexto es básicamente nuevo…” (3)


La ecología y la permanencia

“La aceleración de las secreciones orgánicas producen una mirada funcional y dirigida que corresponden al entorno propuesto, en un recorrido cultural dirigido…” (4)

Las cuestiones ecológicas proponen una renovación de la arquitectura. Las puertas se abren al desarrollar métodos de largo alcance y añadir una simpleza primitiva en la esencia arquitectónica de lo efímero, que no indica justamente que sea una arquitectura a corto plazo.
Nuestra sociedad de consumo, con su constante llamado a la innovación, deja de lado a veces los problemas medioambientales, pero ese es el momento de hacer una pausa en la reflexión para notar que a veces se llegan a resultados iguales o mejores haciendo menos. La naturaleza y lo temporal en muchos casos está relacionado con lo experimental, es el momento de poner estos temas en valor.
La aparición de nuevos materiales ha supuesto siempre en una ciudad un germen de cambio, pero a veces podemos decir lo contrario, que los materiales surgen porque se necesitan antes de que existiesen, que es cuando la arquitectura se antepone a la tecnología.
De esta forma podemos describir a la ciudad como un lugar en constante transformación, un organismo vivo que registra procesos de consumos y desechos, de transformaciones y cambios.
Esto genera problemas y soluciones, y por ende condiciona su crecimiento y evolución.


La velocidad y el tiempo

En la ciudad efímera las composiciones van dejando un rastro a través de una trama que no está completamente definida, es como una serie de elementos yuxtapuestos, con mayor o menor valor o jerarquía y con mayor o menor edad e importancia histórica.
El movimiento es otro punto importante para describir una ciudad efímera, la cual va creando un flujo que no es determinado ni tiene una medida determinada, los flujos se van entrelazando y lo nuevo se transforma rápidamente en lo viejo y lo antiguo muta, se transforma para logar poseer la misma distinción que lo que en ese momento se considera lo nuevo. La historia no define por completo una cuidad efímera, pues la historia no es momentánea. No podemos precisar que es lo que tomamos en concreto de la historia, que es lo que se reinterpreta o que lo modifica, por eso uno no se detiene en la ciudad efímera, se la atraviesa, se la imagina, no se la explora en detalle, si no como un todo, como un genoma de constante transformación, es decir un todo modificable…
La velocidad es uno de los acontecimientos más definibles en la ciudad de los cambios, la ciudad momentánea, los flujos pueden ser o no, pueden estar o comportarse de un modo casi ausente, pero todo se da en un entorno muy fugaz, es decir lo que hoy está mañana pasa a ser otra cosa, se degenera y transforma.

“Hoy tiene lugar una propensión a privilegiar lo instantáneo, lo fugaz y descartable, aunque también a revisar los principios y formas de organización del mundo civilizado…” (5)  

“En cuanto a la cultura, sólo lo redundante cuenta…”  (6)  

Aquí y ahora: El resultado de lo temporal y lo durable

Cuánto debe durar un objeto está relacionado directamente con el proceso de diseño y los resultados que se obtienen a través del pensamiento.
La arquitectura actual propone en adición al modernismo una actividad más intuitiva, flexible y local, preocupándose por los sentidos del ser humano, sus reacciones y relaciones.
En el transcurso de la investigación debe existir un pensamiento racional para que no se caiga en un uso superficial de los materiales, siendo sincero en la elección de los mismos, la forma y el proceso.
Las áreas comunes de una ciudad o sus grandes espacios verdes, son las que estructuran el espacio urbano, las que marcan permanencia. Mientras que las áreas privadas son de carácter más efímero, por lo tanto cuando un centro urbano comienza a consolidarse, empieza a definir elementos estructurales que conformarán el sostén de permanencia de un medio construido en continua transformación. 




Citas


(1) “La ciudad genérica”                      Rem Koolhaas
(2) “El espacio basura”                       Rem Koolhaas  (reinterpretación)
(3)  “Aprendiendo de Las Vegas”        Robert Venturi
(4) “Lugares de transición”                  Michel Houellebecq
(5)  “Las estructuras urbanas”            Heriberto Allende
(6)  “La ciudad genérica”                     Rem Koolhaas

Imagen > Tomasz Kaluzny



El presente texto es parte de un ensayo realizado por mí en el año 2006 para un ejercicio de la Universidad, me pareció interesante haberlo encontrado unos años después y quise compartirlo con uds.

13.9.11

► Animarse

Muchas veces estoy en la cornisa. Doy vueltas y vueltas tratando de buscar una distracción, algo que deje pasar el tiempo. Lamentablemente a menudo la encuentro. Por eso muchas de las actividades que recorren día a día mi mente se ven frenadas por otras actividades, más rutinarias y poco sensibles. Actividades que llenan mis miles de cronogramas, agendas y por demás papelitos y recordatorios. A modo de post itS van tapando mi visión, cuando ya tengo tantas dando vueltas, hago borrón y cuenta nueva, sólo para volver a tapar mis horarios con actividades dentro de la rutina arquitectónica. Me pregunto que hubiese pasado conmigo si me hubiese dedicado a la pintura, a la fotografía o a la música, bien a escribir o a otras artes que lamentablemente dejo pasar hasta sabe uno cuando. Por eso nunca me tiro por la cornisa, no me animo tal vez. Creo estar en condiciones de salir bien parado, sólo tengo que animarme, quizás sea el momento. Y si no lo es, no se si quiero dejarlo para mañana...

Imagen > Chema Madoz